La protonterapia es un tratamiento de vanguardia y de precisión que aporta una mejor distribución de la dosis de radiación hacia el tumor reduciendo el riesgo de dañar los tejidos sanos

La nueva máquina valorada en 28 millones de euros se situará en Osakidetza y será referencia para la asistencia sanitaria de la población vasca, de Navarra, La Rioja, Cantabria y las provincias de Burgos y Soria de Castilla y León

Esta donación se enmarca en un Convenio de Colaboración suscrito por la Fundación Amancio Ortega, el Gobierno Vasco, el Ministerio de Sanidad y otras 6 comunidades autónomas

Consejera de Salud: “se trata de una oportunidad para avanzar en la investigación y el tratamiento del cáncer, así como para situar a Euskadi a la vanguardia de las terapias personalizadas y de precisión”

La Consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha firmado un convenio de colaboración con la Fundación Amancio Ortega por el cual Euskadi dispondrá de un equipo de vanguardia para instaurar la protonterapia en Osakidetza. El nuevo equipo de radioterapia de protones valorado en 28 millones de euros servirá para tratar tumores de manera más localizada y precisa evitando irradiar tejidos sanos de alrededor. “La protonterapia situará a Euskadi en el mapa del tratamiento al cáncer y servirá para mejorar la salud dela población vasca cuya principal causa de muerte es el cáncer”.

CONVENIO DE COLABORACIÓN

El Convenio de Colaboración se ha firmado esta tarde en el Ministerio de Sanidad, en Madrid, junto con otras seis comunidades autónomas y la Fundación Amancio Ortega. Esta última ha donado en total 10 equipos valorados en 280 millones de euros para instaurar la protonterapia en el Estado (2 para Andalucía, 2 para Madrid, 2 para Cataluña, 1 para Valencia, 1 para Galicia, 1 para Canarias y 1 para Euskadi).

En lo que respecta a Euskadi, la nueva máquina estará situada en Osakidetza y será referencia para la asistencia sanitaria de la población vasca, de Navarra, La Rioja, Cantabria y las provincias de Burgos y Soria de Castilla y León.

A su vez, Euskadi se encargará de la inversión necesaria para su instalación y puesta en funcionamiento (3 millones de euros); realizar un plan de formación para el personal implicado; realizar el mantenimiento y poner en funcionamiento el nuevo dispositivo en un plazo no superior a los 12 meses.

La Consejera de Salud, Gotzone Sagardui ha afirmado que esta inversión “es una oportunidad para avanzar en la investigación y el tratamiento del cáncer, así como para situar a Euskadi a la vanguardia de las terapias personalizadas y de precisión”.

“Combatir el cáncer es una de las prioridades del Departamento de Salud y del Gobierno Vasco, recogido en el Plan Oncológico de Euskadi. El cáncer es la principal causa de muerte en Euskadi y para hacerle frente necesitamos equipos profesionales y tecnologías avanzadas. Este equipo de radioterapia de precisión de protones, es un ejemplo de terapia avanzada que hará que mejorar servicio que prestamos a todas las personas en el sistema público vasco”, ha señalado la Consejera.

Cabe recordar que el Gobierno Vasco ya firmó en el 2017 un acuerdo con la Fundación Amancio Ortega por 14,7 millones de euros para la implantación de 5 aceleradores lineales, todos ellos en funcionamiento. Gracias a esa donación Osakidetza pudo renovar la mitad de su parque de aceleradores con maquinaria de última generación.

PROTONTERAPIA. ¿QUÉ ES?

La protonterapia es una modalidad especial de radioterapia que utiliza protones en vez de rayos X o electrones. Estos permiten una liberación más localizada de la radiación, lo que comporta una mejor distribución de la dosis y una menor irradiación del tejido sano circundante disminuyendo los efectos adversos tardíos en los órganos y tejidos que rodean al tumor y reduciendo el riesgo de desarrollar segundos tumores. Esto adquiere especial relevancia en los pacientes con larga supervivencia, especialmente en la población pediátrica.

PLAN ONCOLÓGICO DE EUSKADI

El Plan Oncológico, que se puso en marcha en julio del 2018, tiene entre sus objetivos seguir elevando los índices de supervivencia al cáncer, que en Euskadi son del 52,2% en los hombres y el 60% en mujeres, tasas superiores a la del Estado y también a la de Europa.