En el plazo de un año, después desde la entrada en vigor la Ley Orgánica 3/2022 del 24 de marzo que regula la Eutanasia, Euskadi ha garantizado la ayuda médica a morir a 25 personas. La Consejera de Salud, Gotzone Sagardui, considera que la ley se ha aplicado con rapidez, eficacia y de manera ejemplar en Euskadi tanto para las personas solicitantes, como para los y las profesionales que lo realicen”.

Euskadi ha recibido un total de 71 solicitudes y ha realizado 25 procedimientos de eutanasia. Por otro lado, 22 personas han fallecido antes de poder realizar la eutanasia, 6 peticiones han sido rechazadas. El resto, son solicitudes que todavía se encuentran en distintos momentos del proceso.

La edad media de las personas solicitantes de la eutanasia se situa en 64 años, teniendo 89 años la persona de mayor edad y 37 la menor. Además, un 69% de las solicitudes se han realizado desde el docimicilio, un 26% desde el hospital y un 5% desde residencia sociosanitaria. Cabe destacar que el tiempo medio en Euskadi del procedimiento desde la primera solicitud hasta la eutanasia se sitúa en 45 días y que en 4 procesos de eutanasia ha habido donación de órganos.

En este sentido, la Consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha afirmado que desde su puesta en marcha, “Euskadi ha dado un paso más para evitar dolor y sufrimiento innecesario para quienes así lo decidan”. Asimismo, ha recordado que “la eutanasia es un derecho y no una obligación”.

Cabe destacar que desde su puesta en marcha, la ley ha obtenido una acogida “positiva” por parte de las y los profesionales del ámbito sanitario. Más de 5.000 profesionales ha recibido formación durante este primer año en relación los procedimientos, los protocolos de actuación y el manual de buenas prácticas en la prestación de ayuda para morir. La inmensa mayoría han sido profesionales de Osakidetza aunque también han participado profesionales del ámbito sociosanitario.

En relación a la objeción de conciencia a la hora de garantizar esta prestación, la cifra de objetores de conciencia registrados en el registro oficial en Euskadi supone escasamente un 2,5% del personal facultativo de Osakidetza. El impacto de la objeción de concienza en la tramitación de las solicitudes de eutanasia ha sido mínimo. En Euskadi la objeción de conciencia no es un problema a la hora de implantar la Ley de eutanasia.

Se puede encontrar toda la información sobre la prestación de la eutanasia en la siguiente web: https://www.euskadi.eus/eutanasia-resolvemos-tus-dudas/web01-a2inform/es/