Inicio Cáncer de mama

Cáncer de mama

¿Qué es el cáncer de mama?

La mama está constituida por lóbulos y lobulillos conectados por ductos, todo ello rodeado de grasa que le aporta su consistencia y le da volumen. La leche se produce en los primeros y es conducida hacia el pezón mediante dichos ductos o conductos galactóforos.

El cáncer de mama es el tumor maligno que se origina en el tejido de la glándula mamaria.
Cuando las células tumorales proceden del tejido glandular de la mama y tienen capacidad de invadir los tejidos sanos de alrededor y de alcanzar órganos alejados e implantarse en ellos, hablamos de cáncer de mama.

¿Cómo se desarrolla un cáncer de mama?

Una célula normal es capaz de dividirse, crecer y con el tiempo, también morir. A diferencia de estas células normales, las células cancerosas siguen creciendo y dividiéndose de forma descontrolada, y no se mueren cuando lo deberían hacer. Esta perdida de los mecanismos de autorregulación es la causa de los tumores en general.

Cuando estas células además de crecer sin control, adquieren la capacidad de invadir tejidos y órganos de alrededor (infiltración) y de trasladarse y multiplicarse en otras partes del organismo (metástasis) se denomina tumor maligno, que es a lo que llamamos cáncer.

El cáncer de mama es el tumor maligno que se origina en el tejido de la glándula mamaria. Su crecimiento puede ser local, afectando estructuras vecinas como la pared torácica (músculos y huesos) y la piel. Además puede diseminarse vía linfática a través de la red de vasos linfáticos que posee la mama, llegando a afectar a los ganglios situados en la axila (lo más frecuente) o a los situados en el territorio de la arteria mamaria interna (zona central del tórax) y ganglios supraclaviculares (encima de la clavícula).

Otra posible vía de diseminación es la hematógena. A través de los vasos sanguíneos, las células tumorales salen a otras partes del cuerpo pudiendo llegar a otros órganos como los huesos, pulmón, hígado y piel; esto se conoce como metástasis.