Actualmente estamos llevando distintos tratamientos para preservar la fertilidad. Indicado en pacientes en los que podemos prever que su fertilidad puede quedar comprometida en un futuro más o menos próximo, bien por exposición a tratamientos gametotóxicos o a procesos patológicos con riesgo de fallo ovárico prematuro o de fallo testicular primario.

Indicaciones:

  • Motivos médicos oncológicos de buen pronóstico vital, con necesidad de quimioterapia y/o radioterapia.
  • Motivos médicos no oncológicos:
    • Alteraciones Cromosómicas y Genéticas.
    • Alteraciones Inmunológicas.
    • Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (Requieren tto quimioterápico).
    • Daño Ovárico Quirúrgico.
    • Afectación Ovárica Farmacológica.
    • Enfermedades Crónicas.
    • Trans-sexualidad antes de empezar tratamiento hormonal para cambio de sexo.

Técnicas de preservación

Mujer

Antes de comenzar con la cualquier técnica de preservación de la fertilidad, debemos hacer un estudio serológico (Hepatitis B y C, VIH, y sífilis). Tendremos que estudiar su función ovárica como lo hacemos en la mujer estéril: niveles basales de FSH sérica, de hormona anti mulleriana (AMH) y recuento de folículos antrales. Existen estudios que comentan una disminución en la respuesta a las gonadotropinas de las pacientes con cáncer frente a mujeres sin esta enfermedad, recuperándose en ellas un número de ovocitos significativamente menor.

Actualmente considerada la técnica estándar. Los prometedores resultados obtenidos con la vitrificación ovocitaria han abierto una nueva perspectiva sobre la posibilidad de generalizar su uso. La tasa de supervivencia postdescongelación, así como las tasas de fecundación y posterior desarrollo embrionario, son similares a las de los ovocitos frescos.

Siempre que dispongamos de tiempo suficiente iniciaremos la estimulación al inicio del ciclo ovárico. En pacientes con cáncer es frecuente empezar la estimulación ovárica en cualquier fase del ciclo ovárico dada la urgencia del inicio a quimioterapia. En el caso de tumores estrógeno sensibles se podría utilizar durante la estimulación inhibidores de la aromatasa con el fin de disminuir los niveles séricos de estrógenos.

Los ovocitos se obtendrán mediante punción folicular trans-vaginal bajo anestesia general tras estimulación ovárica con gonadotropinas, siempre que las características tumorales lo permitan y dispongamos de tiempo suficiente antes de comenzar el tratamiento antineoplásico.

Los ovocitos permanecerán vitrificados durante años o décadas, y cuando la mujer tenga deseo reproductivo se inseminarán con el semen de su pareja (o si procediera con semen de donante) mediante ICSI (Inyección Intracitoplasmatica de espermatozoide) y los embriones obtenidos se transferirán al útero.

Hay que reforzar la idea de que no hay un mayor riesgo de malformaciones o cáncer en los futuros hijos si no existen factores familiares o genéticos de predisposición al cáncer.

Los resultados de la vitrificación de ovocitos dependen de la edad a la vitrificación. Hay que tener en cuenta que la preservación de la fertilidad.

  • No es una alternativa a la reproducción convencional.
  • No es garantía de éxito .
  • Es una medida preventiva, anticipatoria.
  • Es una auto – donación de ovocitos.

El éxito obtenido con esta técnica vendrá determinado por la edad de la paciente, el número de ovocitos obtenidos, los embriones resultantes y la calidad de los mismos.

Actualmente se estima que se necesitan entre 8 y 12 ovocitos en metafase II (MII) para obtener un 59% de posibilidades de gestación y que para llegar a un 80% necesitaremos unos 20 ovocitos MII.

La extirpación y congelación de tejido ovárico permite sustraer a éste del efecto gametotóxico de los tratamientos oncológicos, y mantenerlo viable para la reimplantación posterior en el organismo de la paciente.

Actualmente considerado dentro de programas de investigación, de manera que se propone solo cuando no hay otra alternativa posible, por ejemplo niñas prepuberes.

Conlleva la realización de una laparoscopia (intervención quirúrgica con anestesia general y habitualmente alta en el día), extracción del tejido ovárico, la criopreservación del tejido ovárico ( la congelación de este tejido con el críopreservante más adecuado, etc.) y, por último, el tratamiento de este tejido descongelado y reimplantado a través de otra laparoscopia cuando se desee obtener la gestación.

Consiste básicamente en trasladar los ovarios fuera del campo de radiación con el fin de aumentar las posibilidades de preservar su función. El éxito de la técnica es muy variable según las distintas series analizadas, y oscila entre un 16% y un 90% (media 50%). Este intervalo es tan amplio porque depende de múltiples factores, como la edad de la paciente, el daño vascular producido, la dosis total de radiación, y su dispersión.

Varones

  • Congelación de semen eyaculado: Es la técnica estándar, dada su facilidad de obtención. Precisa de un estudio serológico (Hepatitis B y C, VIH, y sífilis) y evaluación del seminograma previo al proceso de congelación Esta indicado en el caso de adolescente y adultos.
  • Biopsia testicular: Consiste en una intervención quirúrgica sobre el testículo, requiere ingreso hospitalario con alta en el día. Indicado en azospermia (ausencia de espermatozoides eyaculados) o en caso donde la obtención de la muestra seminal resulte imposible. Esta técnica también está disponible en niños prepuberes, bien por razones genéticas o tumorales, pero dentro de un programa de investigación.