embarazo-multiple

El riesgo de embarazo múltiple guarda una estrecha relación con el número de embriones transferidos: cuantos más embriones se transfieren, mayor posibilidad de que se produzca embarazo, pero también mayor riesgo de que este sea múltiple. La legislación española prohíbe transferir más de 3 embriones.

Actualmente recomendamos la transferencia de un único embrión, salvo en los casos desfavorables, donde no haya contraindicación médica materna. El equipo médico le asesorará de acuerdo a las características personales de cada paciente.

Consiste en una respuesta exagerada de los ovarios a la medicación administrada; que se manifiesta habitualmente por un aumento en el tamaño de los ovarios, con distensión abdominal. Si bien cierto grado de hiperestimulación es necesario en todos los ciclos FIV (es la llamada hiperestimulación controlada), en ocasiones la hiperestimulación puede ser grave. La hiperestimulación grave ocurre en menos del 1% de los ciclos y puede producir: derrame pleural, insuficiencia respiratoria, trastornos de la coagulación, trombosis, e insuficiencia renal. Aunque estos datos son referencias del pasado, puesto que con los nuevos protocolos (ver más abajo), la hiperestimulacion grave ha pasado a ser anecdótica.

El síndrome de hiperestimulación ovárica se manifiesta unos días después de la administración de la HCG (Ovitrelle) y mejora notablemente con la menstruación. Si se ha producido embarazo, los síntomas persisten más.

Los factores de riesgo para el síndrome de hiperestimulación ovárica son: obesidad, síndrome de ovario poliquístico, consecución de embarazo, y en especial respuesta ovárica exagerada durante la estimulación. En la medida en que en la ecografía se advierten más folículos y los niveles de estradiol son más altos, son mayores las posibilidades de embarazo, pero también mayor riesgo de hiperestimulación.

Hasta hace no mucho, la única alternativa para evitar el síndrome de hiperestimulación era cancelar el ciclo. Sin embargo, en la actualidad en las pacientes en las que se detecta el posible riesgo de hiperestimulación ovárica es posible desencadenar la ovulación con Decapeptyl en vez de con Ovitrelle. De esta manera la probabilidad de síndrome de hiperestimulación es prácticamente nula. Sin embargo, ello va a impedir que la transferencia de embriones se realice en ese mismo ciclo, ya que el Decapeptyl tiene un efecto adverso en el endometrio, perjudicando la implantación. Por ello que habrá que “congelar” (vitrificar) los embriones y transferirlos posteriormente.

complicaciones

Excepcionalmente pueden producirse otras complicaciones relacionadas con la punción: lesión vascular, intestinal, urinaria, así como diferentes complicaciones hemorrágicas o infecciosas.

Se ha sugerido que el empleo de medicación estimuladora de la ovulación podría producir cáncer de ovario. Este aumento en la frecuencia de cáncer de ovario ha sido puesto en duda en otros trabajos. En cualquier caso, dicho – dudoso – incremento en el riesgo de cáncer de ovario sería de escasa magnitud.