El control de la glucemia capilar constituye una parte fundamental del tratamiento de la diabetes en tratamiento con insulina. Es una herramienta imprescindible para el autocontrol de la diabetes. Mediante esta técnica conocerás si tus glucemias son correctas, elevadas o bajas, lo que te permitirá tomar decisiones para mejorar el control de la enfermedad.