El proyecto INBERBAC-Neo, coordinado por los hospitales universitarios Cruces y Vall d’Hebron, y en el que están participando 46 Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales, ha sido reconocido como el mejor de entre los 59 trabajos presentados.

El proyecto, “Evaluación de una intervención basada en la evidencia para reducir la bacteriemia asociada a catéter vascular central en recién nacidos de muy bajo peso. Proyecto INBERBAC-Neo”, coordinado por el Hospital Universitario Cruces, de Barakaldo (Bizkaia), y el Hospital Universitario Vall d’Hebron, de Barcelona, ha sido galardonado con el IV Premio Sham de Gestión del Riesgo Sanitario.

Para el Dr. José Ignacio Pijoan Zubizarreta, jefe de Sección de la Unidad de Epidemiología Clínica del Hospital Universitario Cruces, investigador del CIBER de Epidemiología y Salud Pública y del Instituto de Investigación Sanitaria Biocruces-Bizkaia y coordinador global del proyecto ganador, “el hecho de que se nos haya concedido el Premio Sham tras una rigurosa revisión y en competencia con otros proyectos de alta calidad y relevancia, nos lleva a pensar que realmente hemos puesto la diana en un aspecto de gran impacto sanitario y social y que nuestro enfoque es razonable y factible”.

Una de las mayores amenazas que afronta un recién nacido de muy bajo peso durante su ingreso hospitalario son las infecciones nosocomiales, siendo la más común la bacteriemia nosocomial que está asociada al uso de catéter vascular central en un 83,4% de los casos. Con estos datos sobre la mesa, obtenidos a partir del sistema de vigilancia epidemiológica NeoKissEs, el Hospital Universitario Cruces, de Barakaldo (Bizkaia), y el Hospital Vall d’Hebron, de Barcelona, trabajaron juntos en el diseño de un proyecto de mejora, el proyecto INBERBAC-Neo.

El Dr. José Ignacio Pijoan Zubizarreta explica que “a la información que arrojaban los datos epidemiológicos de las 46 Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales de toda España participantes en el registro NeoKissEs, sumamos la experiencia y resultados de la Unidad Neonatal del Hospital Universitario Vall d’Hebrón, que en 2009 inició un programa de Bacteriemia Zero adaptado al paciente neonatal que ha demostrado gran eficacia”. Así nació INBERBAC-Neo, un proyecto que evalúa la eficacia sobre la incidencia de bacteriemia nosocomial en los recién nacidos de muy bajo peso de una intervención que combina aspectos formativos dirigidos al personal sanitario y la verificación del cumplimiento de paquetes de buenas prácticas relacionadas con el manejo de catéter vascular central.

Hasta ahora se ha actualizado la síntesis de la evidencia científica y se ha estructurado una intervención educativa y formativa que se ha integrado en una plataforma digital (Moodle). Tras una evaluación de la situación de partida de las unidades participantes, a principios de verano ha comenzado la difusión del material formativo a todos los profesionales de las unidades (neonatólogos, enfermería y técnicos auxiliares). Así, el Dr. Pijoan espera que “en diciembre de 2020 haya un descenso de la incidencia de sepsis que, aunque puede que en un primer momento no sea muy brusco, sí pueda ser identificable por el sistema NeoKissEs y en un tiempo posterior sea generalizado y refleje de forma óptima el esfuerzo que estamos realizando”.

Además, el proyecto está generando una gran cantidad de información cuantitativa y cualitativa, protocolos clínicos, indicadores estandarizados de procesos y resultados que se difundirán en publicaciones y reuniones científicas para que puedan ser utilizados y adaptados por otros grupos de investigadores y clínicos.