• Se trata de un reconocimiento que acredita la excelencia con que en el centro sanitario se trata a los y las pacientes afectados por Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

• La Unidad de Atención Integral a pacientes con EII del Hospital Universitario Cruces atiende anualmente a 1.200 pacientes

• El objetivo global de esta unidad es aportar Salud a todas las personas atendidas desde la perspectiva técnica, de calidad de vida, de experiencia del paciente y de sostenibilidad del sistema sanitario

La Unidad de Atención Integral a pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) del Hospital Universitario Cruces ha recibido la recertificación de calidad que concede el Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU). Se trata de un reconocimiento a la excelencia de la Unidad de Atención Integral a pacientes con EII, una distinción que sitúa al centro sanitario como hospital de referencia y reconoce la calidad asistencial e investigadora desarrollada por la Unidad.

El Programa de Certificación de las Unidades de Atención Integral a pacientes con EII es un proyecto desarrollado e impulsado por GETECCU, auditado por Bureau Veritas, como tercera parte independiente, y que cuenta con el apoyo de la biofarmacéutica AbbVie.

El objetivo es reconocer a aquellas unidades de EII del país que aseguren la mejor prestación asistencial a pacientes con esta enfermedad. Está considerado el mayor reconocimiento para estas unidades a su labor en la atención de la EII en España, situándolas como referente a nivel regional e internacional.

Como explica el presidente de GETECCU, el Dr. Manuel Barreiro, “en GETECCU, estamos comprometidos con la mejora continua de la calidad de la asistencia a los pacientes con lEII. Este programa de certificaciones, CUE, nos permite revisar, de una manera sistematizada, los procedimientos, medir los indicadores e implementar planes de mejora para alcanzar la excelencia en la calidad y en la asistencia de las unidades, en las que se presta una atención integral a los pacientes con EII”.

Para la Dra. Olga Merino responsable de la unidad de EII del Hospital Universitario Cruces, “la recertificación supone obtener el reconocimiento y la diferenciación que garantiza que la atención prestada a los y las pacientes con EII es homogénea y excelente. Es la prueba del compromiso de nuestra organización con la buena gestión clínica”.

El objetivo global de esta unidad es el de “aportar Salud a las personas que atendemos desde la perspectiva técnica, de calidad de vida, de experiencia del paciente y de sostenibilidad del sistema sanitario”. Pero además, se marcan una serie de objetivos específicos, tal y como señala la Dra. Olga Merino “queremos cambiar la forma de trabajar en equipos multidisciplinares horizontalizados, centrar la atención en el paciente, dándole la palabra para que nos ayude en la gestión de la unidad y empoderándole, implementar la Medicina Basada en el Valor y cambiar la cultura en la forma en la que trabajamos, impulsar la digitalización del proceso de atención de estos pacientes y contribuir a tener cada vez más evidencia de la palanca de transformación de los sistemas sanitarios impulsando la Salud Digital basada en el Valor”

Sobre la EII

La enfermedad inflamatoria intestinal se define como un grupo de trastornos inflamatorios que engloba dos enfermedades: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Se trata de una patología de causa desconocida pero mediada inmunológicamente, y cuyos síntomas son muy variados y suelen incluir la diarrea o el dolor abdominal, llegando en ocasiones a requerir cirugía o ser incapacitantes para los pacientes.

Durante el desarrollo de la enfermedad, se pueden presentar complicaciones, tanto intestinales (oclusión intestinal, deficiencias nutricionales, etc.), como extraintestinales (dermatológicas, reumatológicas, oculares y hepatobiliares, entre otras). La aparición de los síntomas de la enfermedad es impredecible, con periodos de remisión y brotes y, en muchos casos, llegan a requerir hospitalizaciones e intervenciones quirúrgicas. La cronicidad de la enfermedad, los controles periódicos, un tratamiento farmacológico continuado y la posible necesidad de exploraciones endoscópicas o intervenciones quirúrgicas tienen una gran repercusión en la vida familiar, laboral y social del paciente, y condicionan considerablemente su percepción de salud y su calidad de vida.