La OSI ha puesto en marcha el Proyecto MUGI, un programa que ayuda al fortalecimiento muscular de pacientes que durante su ingreso pueden perder funcionalidad.

Este programa se desarrolla en varias fases, desde el diseño de ejercicios para pacientes encamados y/o en silla hasta la adecuación prevista de espacios biosaludables. Cuenta con diferentes soportes para la ayuda y promoción del ejercicio, así como de una evaluación de resultados.

La hospitalización en pacientes adultos mayores marca un evento importante como factor de riesgo en la perdida de independencia funcional, si a ello añadimos la estancia prolongada en la cama más otros factores relacionados con el proceso de la enfermedad y tratamiento son hechos que contribuyen a la perdida de capacidad funcional.

Esta situación se ve agravada en aquellos pacientes mayores, cuyos cambios fisiológicos conllevan una disminución de la masa muscular, de la mecánica ventilatoria, tendencia a la incontinencia urinaria, disminución del apetito y la sed, de la capacidad aeróbica … que unidos al encamamiento contribuyen al deterioro funcional. La combinación del reposo en cama y la imposibilidad de realizar ejercicios durante el periodo de hospitalización, incrementa el riesgo de debilidad muscular y dependencia psicológica lo que se conoce como cascada hacia la dependencia.

Por ello, este programa se plantea para tres situaciones del paciente: encamado, sentado en silla y deambulante. Utiliza, además, diferentes soportes: TV, carteles y espacios multifuncionales biosaludables.

Es un programa aplicable a la mayor parte de los pacientes en dichas situaciones, que se oferta en el ingreso al paciente y a la familia. Se trata de ejercicios fáciles de realizar que únicamente precisan de una explicación inicial y motivación para la participación por parte del personal asistencial de la unidad y de familiares y cuidadores.

En el caso de pacientes encamados y en silla, la idea del programa es que pueda ser realizado por el paciente junto con su familia/cuidador. Comprende ejercicios simples, fáciles de realizar no precisan de una infraestructura compleja de mantener, pueden ser realizados de manera independiente sin supervisión constante, y dan respuesta a una población mayor con una funcionalidad física escasa.

En el caso de pacientes deambulantes, el programa consta de diferentes pictogramas que invitan al ejercicio, circuitos debidamente identificados y, en un futuro, de espacios biosaludables en las zonas hospitalarias, en los que se dispondrá de algún tipo de soporte mecánico (pedales, barras…). Con ello se pretende mantener o recuperar la capacidad funcional necesarias para las actividades de la vida diaria y evitar o minimizar las complicaciones relacionadas con el deterioro funcional.

Cartel ejercicios

Ejercicios para paciente encamado

Ejercicios para paciente en silla