Chefs&Kids es una iniciativa solidaria que nació en 2018 con el objetivo de ayudar a los niños más desfavorecidos, ilusionarles y acercarles a la cultura gastronómica. Un proyecto, inspirado en el eslogan Con la comida sí se juega, en el que los pequeños aprenden de forma divertida a diferenciar los ingredientes y a reconocer los sabores y olores a través de talleres de cocina con los chefs.

En la 2ª edición de este evento, el lado solidario se realizará mediante de una aportación económica para la Fundación Aladina. Una organización que proporciona apoyo integral a niños y adolescentes enfermos de cáncer y ayuda psicológica, emocional y material a sus familias.

Entre las actividades previstas para este año en Chefs&Kids, los cocineros Eneko Atxa (Azurmendi***) y Jesús Sánchez (Cenador de Amós**) han visitado a los pequeños que padecen esta enfermedad y que son tratados en el Hospital de Cruces de Baracaldo. Estos dos grandes chefs han compartido un rato muy emotivo con los niños y niñas durante la hora de la merienda y les han hablado de la importancia que tiene alimentarse de forma sana.

El corazón de los cocineros es muy grande; solo hay que escuchar las palabras de Eneko Atxa para darse cuenta de la ilusión con la que se implican en este proyecto: “Me hace feliz estar hoy con los niños y niñas; es una oportunidad para decirles que me tienen como amigo para lo que necesiten. Aquí tienen un hombro en el que apoyarse y una voz para ayudarles. Ellos son superhéroes y sus madres y padres hacen milagros, así que, en todo lo que podamos, los chefs estamos aquí para colaborar. Deben saber que somos gente que estamos para aportar y que nos acordamos siempre de los que más lo necesitan. Me hace feliz sentirme útil y aportar mi granito de arena”.

Por su parte, Jesús Sánchez también muestra su entusiasmo en esta iniciativa: “Lo siento como un privilegio. Es una ocasión especial que la vida te presenta para compartir con los niños y niñas. Tenía unas ganas enormes de estar hoy aquí, de verles y de repartirles un poco de felicidad. Soy una persona emotiva, alegre y empática, y estoy encantado de poder participar en una jornada especial y de esperanza”.

A esta visita a los niños y niñas en el Hospital de Cruces se han unido algunos de los patrocinadores de este proyecto solidario que han sorprendido a los pequeños con una merienda saludable que ha consistido en tres mini bocadillos de jamón, lomo y coppa, de Joselito; un pack de agua mineral, de Agua enCaja Mejor; y el cuenco Jomon, de la vajilla Cookplay.