Biocruces Bizkaia liderará un estudio multicéntrico para crear un banco nacional de linfocitos de pacientes donantes que han superado el COVID-19, para estudiar la inmunidad adquirida y el uso de estos linfocitos, en concreto los llamados natural killer (NK), como tratamiento para pacientes infectados con coronavirus con pronóstico moderado-grave.

Los pacientes que se recuperan de COVID-19 son los donantes ideales debido a que tienen células inmunes innatas y con memoria frente al SARS-CoV-2, que actúan como «medicamentos vivos» para los pacientes enfermos y estarían disponibles para su uso inmediato.

En el equipo de investigación, coordinado por la Dra. Cristina Eguizábal, coordinadora del Grupo de Investigación Terapia celular, células madre y tejidos, de Biocruces Bizkaia y del Centro Vasco de Transfusiones y Tejidos Humanos, participan además, el Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA del Hospital Clínico de Valencia, el Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid y el Hospital Universitario La Paz de Madrid.

El «Estudio de inmunidad y Creación de un Banco Nacional de Terapia Celular Adoptiva de donantes de linfocitos que han superado COVID-19» es un ensayo clínico Fase I que tiene como fin evaluar la seguridad de la infusión de células natural killer como terapia adoptiva eficaz en pacientes con neumonía y/o linfopenia debido al coronavirus SARS-CoV-2 y de cara a próximos repuntes.

El estudio

El estudio parte de la base del papel fundamental que el sistema inmunológico desempeña en el control y eliminación de la infección por SARS-CoV-2, y que se ha puesto especialmente de manifiesto en la población pediátrica, donde la respuesta inmune innata y adaptativa, celular y humoral, genera una respuesta eficiente frente al virus originando, en la mayoría de las ocasiones, un cuadro clínico leve, incluso en pacientes con enfermedades graves, hecho que contrasta con la elevada mortalidad de la población adulta. El SARS-CoV-2 ataca con mayor virulencia a personas de avanzada edad y con patología metabólica y cardiovascular, fundamentalmente, que presentan un sistema inmunológico debilitado por el virus. En estas personas, los linfocitos T y células natural killer (NK) están disminuidos, lo que las hace más vulnerables, provocando una respuesta inflamatoria desmesurada a la infección viral, sobre todo a nivel pulmonar, hasta el punto de causarles la muerte, en algunos casos.

El sistema inmune innato, las células NK y el sistema inmune adaptativo, como los linfocitos T se encuentran afectados cuantitativamente en pacientes infectados con SARS-CoV-2 y son necesarios para generar una respuesta inmune celular eficaz, específica y controlada frente al coronavirus. Ya se demostró su utilidad frente al Síndrome Respiratorio Severo Agudo (SARS), que se originó en China en 2002, y otro virus. Además las terapias celulares son seguras, económicas y han demostrado su efectividad en otras enfermedades como el cáncer.

Convocatoria de la Fundación Mutua Madrileña

El estudio será posible gracias a la financiación, con una cuantía de 80.000 €, de la Fundación Mutua Madrileña en el marco de la convocatoria extraordinaria y urgente para proyectos de investigación médica sobre el COVID-19, a la que se han destinado un total de 200.000 €. Además del proyecto que coordina Biocruces Bizkaia, se han seleccionado otros dos; uno desarrollado en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, y otro dirigido por el Instituto de Investigación Sanitario de A Coruña.