El viernes se celebró la 3ª Jornada de la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería en el Hospital Universitario Cruces. La inauguración de la jornada contó con la presencia de la Consejera de Salud, Gotozone Sagarduy, la Directora Gerente de la OSI EEC, Mari Luz Marqués, el Presidente de ANDE, Jesús Sanz, la presidenta de la Jornada y Directora de Enfermería de la OSI EEC, Pilar Sánchez y la vocal de ANDE en el País Vasco, Inmaculada Sánchez.

Bajo el lema “Liderar y gestionar los cuidados: mejorar la salud” este encuentro, al que han acudido profesionales de diferentes organizaciones sanitarias, ha servido para explorar en la relación entre el liderazgo y la gestión de Enfermería y su impacto en la mejora de la salud de las personas. Para ello, la jornada ha contado con dos mesas de debate, una sobre el Triple Impacto de la Enfermería y otra sobre la Gestión de la Información y mejora del cuidado, moderada, entre otras por la Subdirectora de Enfermería de la OSI EEC, Verónica Ruiz.

En lo que se refiere al triple impacto de la enfermería estas son algunas de las conclusiones extraídas de la mesa de debate:

  • Los procesos agudos y frecuentes pueden ser resueltos de manera independiente por la profesión enfermera.
    • El modelo de atención a PL, está resolviendo problemas de salud poniendo el foco en la educación y el empoderamiento de la ciudadanía
    • Estos cambios organizativos, junto con la adecuación de herramientas diagnósticas y terapéuticas están mejorando la accesibilidad,
    • En definitiva, hablamos de un modelo de atención centrado en las necesidades de las personas.
    • El modelo de acreditación de Enfermera/o de Práctica Avanzada es inexistente y su desarrollo es difícil sin apoyo legislativo.
    • Las EPAs se están definiendo en nuestro país, por lo que es imprescindible una clara definición de sus roles y funciones.
    • Para ir construyendo un modelo robusto es importante compartir las diferentes experiencias.
    • Es necesario desarrollar intervención comunitaria en el ámbito de la población dependiente, conociendo sus características e implicando y empoderando a los/las cuidadoras.
    • Las intervenciones se tienen que evaluar y ajustar.
    • El uso de herramientas digitales, puede ser una forma atractiva y sencilla de empoderar a las cuidadoras

Por su parte, en relación a la gestión de la información y mejora del cuidado están has sino las conclusiones a las que se ha llegado en la mesa de debate:

  • La gestión del dato supone más que su registro, debemos explotarlos para el beneficio del paciente.
    • Debemos procesar la información de forma sistemática
    • Aplicar el pensamiento crítico a la información, para que éste aporte verdadero valor a la mejora continua.
    • Debemos salir de la zona de confort y experimentar con nuevas herramientas que ayuden a optimizar el tiempo.
    • La implantación de diferentes herramientas debe facilitar la provisión de los mejores cuidados.
    • Es imprescindible definir PARA QUÉ medimos.
    • La toma de decisiones debe estar bien argumentada basada en el conocimiento e información fiable, de esta forma ayuda a minimizar los riesgos.
    • Estandarizar y normalizar el “lenguaje de los datos”. Acordar un CMDE, un conjunto mínimo de datos de enfermería