El Programa de Implantación de Guías de Buenas Prácticas en cuidados (programa “Best Practice Spotlight Organization” BPSO®) que se está desarrollando en nuestra OSI tiene como objetivo la implantación, evaluación y mantenimiento de buenas prácticas en cuidados. El uso de guías de práctica clínica y protocolos basados en la evidencia nos permite trabajar con el mayor conocimiento, mejorar la práctica clínica y disminuir la variabilidad. Pero no es suficiente disponer de evidencia, es necesaria su implantación en la práctica diaria.

La traslación a la práctica clínica se realiza a través de una metodología sistemática, explicita y reproducible. Para ello se eligen las Guías de buenas prácticas de RNAO y las recomendaciones que mejor se adaptan a nuestra realidad. Se analiza la situación actual, se planifican los objetivos y actividades a desarrollar, así como la monitorización y los indicadores a evaluar.

El papel de la enfermera y enfermero evaluador es vital en este proyecto. Un equipo de evaluación, formado por enfermeras y enfermeros asistenciales se encarga de monitorizar y evaluar los resultados. Precisamente, el que las personas que evalúen sean personal asistencial añade valor tanto al ámbito de la evaluación como al de la asistencia directa que prestan día a día.

En la evaluación del programa BPSO® se comprueba el cumplimiento de las recomendaciones o los cambios en el conocimiento y la evaluación del impacto de las guías. Durante los 3 primeros años de implantación, la evaluación es mensual. Así, dos días de cada mes el equipo de evaluación se junta en el aula de informática del Hospital y se evalúan las historias de todas las altas hospitalarias o las visitas a consulta de atención primaria de 5 días cada mes.

Para la monitorización disponemos de una herramienta de recogida de datos online (Care EvaluationIndicators CarEvID®) con formularios donde se recogen los indicadores establecidos en el programa. Evaluar los indicadores permite tener una visión transversal del proyecto en cada unidad, ya que posibilita ver el efecto que están teniendo las acciones que se han planificado e implantado. Es decir, evaluar nos permite saber si vamos en la dirección que queremos.