El servicio de Cirugía Pediátrica del Hospital Universitario Cruces está volcado en reducir la ansiedad que las niñas y niños puedan sentir antes de del día de la intervención. Con esta intención, ha iniciado un ensayo clínico entre pacientes entre 5 y 12 años de edad, que serán sometidos a una cirugía menor ambulatoria programada con anestesia general. El ensayo persigue demostrar la eficacia de la Realidad Virtual (RV) como soporte informativo en la reducción del nivel de ansiedad prequirúrgico en pacientes pediátricos, comparado con los procedimientos de práctica clínica habitual.

A partir de la grabación de un video en formato 360º, que se visualiza mediante unas gafas de RV, la niña o el niño vivirá virtualmente todo el proceso que llevará su intervención días antes de la misma. Recorrerá los espacios que verá el día de la operación, y se situará en la mesa de quirófano ante las y los profesionales que le intervendrán.

El servicio de Cirugía Pediátrica trabaja con la hipótesis de que la utilización de la RV como herramienta inmersiva de soporte para informar al paciente pediátrico, previo a un procedimiento quirúrgico desconocido, permitirá reducir sus niveles de ansiedad.

Las cirujanas Gloria Chocarro y Teresa Cardenal, que lideran el proyecto en el servicio de Cirugía Pediátrica, nos hablan de la necesidad de disponer de una herramienta capaz de transformar la experiencia de las niñas y niños a intervenir en un proceso más humano, reduciendo la ansiedad de los más pequeños.

– ¿Qué os impulsó a crear este sistema?

– Este proyecto nace con la intención de ofrecer al paciente una respuesta de calidad a su necesidad médica o quirúrgica en este caso. Pretendemos con él, prestar especial atención a los aspectos emocionales que rodean una intervención quirúrgica, con el objetivo de poner en valor los aspectos que, en muchas ocasiones, son los que más preocupan y valoran nuestros pacientes. Se persigue humanizar el proceso quirúrgico y prestar una atención completa, que valora al paciente en diversos aspectos, de forma global.

Esto es cierto para cualquier etapa de la vida, pero creemos que se hace imprescindible en los pacientes pediátricos. En ellos, existe una especial susceptibilidad a la ansiedad prequirúrgica, por los siguientes motivos: acceso a un entorno desconocido que no tienen identificado como seguro, separación de los padres y, según las edades, no comprensión del proceso o de la necesidad de realizar una cirugía. De hecho, se calcula que entre el 50-70% de los pacientes pediátricos experimentan algún grado de ansiedad prequirúrgica y que hasta el 67% de ellos presentarán alteraciones del comportamiento en los momentos posteriores al procedimiento.

– ¿Qué beneficios tiene para los más pequeños?

– Las principales ventajas que ofrece la realidad virtual son la gran inmersión e interacción en tiempo real. La sensación de presencia se considera el principal mecanismo que puede hacer reducir la ansiedad.

La realidad virtual ya ha demostrado ser efectiva en medicina en múltiples escenarios. Principalmente ha mostrado resultados prometedores en la reducción del dolor agudo en procedimientos o curas dolorosas, tratamiento de fobias o autismo entre otros.

Sin embargo, resulta más novedoso su uso previo a una intervención quirúrgica con intención explicativa del procedimiento. Si bien ha sido testada su seguridad y existen ya estudios que profundizan en este aspecto concreto, su uso no está tan extendido. Por ello, el presente proyecto supone la puesta en marcha de una iniciativa novedosa y, además, con una herramienta que puede resultar muy atractiva para los niños, como son las gafas de realidad virtual.