Para los niños y las niñas diagnosticados de cáncer, la radioterapia puede suponer una experiencia desconocida e inquietante. En este sentido, el esfuerzo del proyecto se centra en reducir la ansiedad con que acuden a recibirlas sesiones de tratamiento. Impedir que el impacto de la enfermedad y del tratamiento les pase factura a nivel personal y también familiar es el objetivo de “I Am Ready”, un proyecto de Nixi for Children y de The Ricky Rubio Foundation que se ha implementado en el Hospital Universitario Cruces, gracias a un convenio entre la fundación y el hospital.

La presentación del proyecto que ya está en marcha ha contado con la presencia de la Directora Gerente de la OSI Ezkerraldea Enkarterri Cruces, Mª Luz Marqués, el Manager de The Ricky Rubio Foundation Josep Heredia, y el CEO de Nixi for Children, Tomás Lóbez.

Se trata de evitar los estados de ansiedad y trastornos similares que sufren los pacientes pediátricos ante los tratamientos de radioterapia mediante una experiencia de realidad virtual preparatoria, que combina imágenes reales 360º con un personaje de animación 3D (Nixi).  Cuando los pacientes pediátricos reciben radioterapia se encuentran completamente solos. Es muy habitual recurrir a la sedación cuando no son capaces de quedarse quietos. Sin embargo, en los niños y niñas más pequeños la sedación durante la radioterapia puede ser evitable, y esto es lo que “I am Ready” quiere conseguir.

La posibilidad de eliminar el miedo de los niños y las niñas y de su entorno familiar puede transformar la radioterapia en un proceso más natural gracias a las experiencias de realidad virtual creadas por Nixi for Children.  Tal y como afirma la Dra. Elsira Bóveda, del servicio de Radioterapia del Hospital Universitario Cruces: “Con niños y niñas muy pequeñitos tienes que utilizar la sedación, porque no van a colaborar, pero hay niños de cuatro añitos para arriba que te podrían ayudar, porque saben estar quietos y saben jugar. Este proyecto ayudará a reducir la sedación”

Recreación virtual de la sala de Radioterapia

El diseño de todos los elementos de este proyecto se ha realizado con la ayuda de pacientes, expacientes, sus familias, y profesionales de Servicios de Oncología Radioterápica y muchos otros profesionales que se han ofrecido voluntarios/as para colaborar. El vídeo ha sido grabado en instalaciones similares a las que tiene la sala del Acelerador Lineal del Hospital Universitario Cruces.  Gracias al video de realidad virtual, conseguimos que el paciente vea el tratamiento, tome confianza, esté más tranquilo y haga frente al tratamiento de una manera más relajada.

Por su parte, la Dra. Alba González, nos informa de que “la idea es que el niño cuando está con el muñeco reproduzca un poco el tema médico. En principio, es acercarle el hospital al niño, y que el muñeco que está viendo en el vídeo lo tenga en la mano. A conseguirlo contribuye el kit que les entregamos en la consulta que se realiza días antes de iniciar el proceso del tratamiento”. El kit contiene a Nixi, el muñeco que les acompañará en esta experiencia. Además, está compuesto por una carpeta que lleva las gafas 3D para incorporar el móvil. Tiene también un librito para dibujar cosas del hospital: colorear al médico, cosas del espacio, el acelerador lineal, y un certificado de valentía para rellenarlo al final de tratamiento. También, las instrucciones de cómo se puede ver el vídeo en casa a través de un código QR para descargarlo en el móvil, que luego colocas en las gafas. y puedes ver en 3D a Nixi cuando te enseña el entorno en el que va a recibir tratamiento.

El proyecto está dirigido para niñas y niños de 4 a 12 años. El servicio de Radioterapia trata a algo más de 20 niños y niñas al año en esta franja de edad. Acuden diariamente entre unas 4 y 6 semanas para recibir el tratamiento de radioterapia. En este sentido, la preparación antes de un tratamiento es clave para evitar la ansiedad o el miedo de los más pequeños El proyecto se ha iniciado en marzo y, a la prevista influencia del kit en la experiencia de los más pequeños se ha unido la constatación de que el uso de la realidad virtual en 3D, y todos sus accesorios, contribuyen a que la familia, sobre todo si hay hermanitos o hermanitas, vivan más tranquilos el proceso.  Según comenta la Dra. Elsira Bóveda: “La familia sufre mucho cuando el niño está aquí. Les explicas cómo es la máquina para que estén más tranquilos. Pero es verdad que esto les da todavía más tranquilidad, y también a los hermanos del niño, que no saben lo que le están haciendo a su hermanito cuando viene al tratamiento. Les viene bien.”

Una vez más, el reto de la OSI Ezkerraldea Enkarterri Cruces y de Osakidetza por aportar valor al paciente, avanzando en temas de humanización y la apuesta de la The Ricky Rubio Foundation (TRRF) han logrado un canal de colaboración que se ha materializado en el acuerdo alcanzado con el fin de humanizar la atención a las y los pacientes.