El Día Mundial de la Visión (WSD) es un día anual que pretende centrar la atención mundial sobre la ceguera y la discapacidad visual. Se celebra cada año el segundo jueves de octubre, fecha decretada por Organización Mundial de la Salud (OMS) conjuntamente con el Organismo Internacional de Prevención de la Ceguera (IAPB).

Con motivo de la celebración de este día, miembros de la Asociación Retina Bizkaia Begisare han colocado un espacio informativo en el hall principal del Hospital, donde, además de informacióngeneral, quien se acerque podrá ponerse por unos minutos en la piel de las personas afectadas mediante unas gafas de realidad virtual que simular hasta nueve síntomas causantes de baja visión.

De esta forma, Retina Bizkaia Begisare se adhiere a la campaña nacional, y por su parte lleva desde su creación hace tres años, dando a conocer la baja visión y el distintivo que identifica a las personas que la padecen en diferentes sectores de la sociedad.

Este año se han centrado en el ámbito de la salud, ofreciendo seminarios a profesionales de ambulatorios, hospitales y clínicas oftalmológicas, en los que pueden escuchar de las propias personas afectadas, cómo ven, a qué dificultades se enfrentan y cómo tratarlas y guiarlas de forma adecuada en el entorno sanitario.

Con motivo de la celebración de este día hemos hablado con Arantza Uliarte, presidenta de la Asociación Retina Bizkaia Begisare:

¿Cuál es el objetivo de la celebración del Día Mundial de la Visión?

El objetivo que persigue este día, es concienciar a las personas sobre los diferentes tipos de afecciones visuales, sus consecuencias y la importancia del diagnóstico, la prevención y tratamiento que disminuya la prevalencia de ceguera y discapacidad visual en el mundo.
En el marco de la Semana de la Visión, 30 asociaciones de personas con discapacidad visual y casi 200 especialistas en baja visión presentan en todo el Estado el distintivo Tengo Baja Visión para facilitar la interacción social de las personas que tienen esta condición.

El apoyo de los y las profesionales ha sido clave para la consolidación del distintivo Tengo Baja Visión como una herramienta reconocida en todo el Estado. Suman alrededor de 200 entre los que se encuentran tanto centros oftalmológicos de prestigio como especialistas de la oftalmología, ópticos expertos en baja visión y la sociedad científica que los representa (SEEBV), y profesionales de la rehabilitación de personas con discapacidad visual y su asociación (ASPREH).

¿Qué es la baja visión y que incidencia tiene?

La baja visión es un grado menor que la ceguera y hoy por hoy no tiene cura. Sus síntomas se presentan en forma de visión borrosa, pérdida de la visión central, de la visión periférica o de una parte del campo visual. La degeneración macular, el glaucoma, la miopía magna, la retinopatía diabética, la aniridia, la retinosis pigmentaria y otras distrofias hereditarias de la retina o la atrofia del nervio óptico de Leber son algunas de las enfermedades que causan baja visión. Afecta al 2% de la población, unas 43000 personas en Euskadi y más de 1 millón en España

La baja visión no mejora utilizando la corrección óptica adecuada ni con tratamiento farmacológico o cirugía. La reducción de la visión dificulta o incapacita para la realización de tareas de la vida cotidiana. Sin embargo, la mayoría de la población desconoce la existencia de personas con baja visión porque pasa desapercibida. Este desconocimiento causa una gran incomprensión en la población, sobre todo si, como ocurre a menudo, la persona con baja visión muestra unos ojos y mirada aparentemente sanos. A pesar de poder desempeñar algunas tareas cotidianas de forma autónoma, las personas con baja visión necesitan ayuda o elementos de apoyo para realizar otras.

¿Qué se busca con el distintivo ‘Tengo baja visión’?

El distintivo Tengo Baja Visión ayuda a que las personas con baja visión sean reconocidas como tales evitando así interpretaciones erróneas cuando se comportan de manera extraña debido a su visión reducida. Esta condición visual conlleva, por ejemplo, no saludar a una persona conocida, no apartarse, caminar muy despacio, tropezarse, chocarse con un banco, una farola o un niño, no encontrar puertas de acceso o de salida, o preguntar por algo que es muy obvio para el resto.

El distintivo, que visibiliza la baja visión haciendo reconocibles a las personas que tienen la condición, se puede usar solo o acompañando al bastón blanco o perro guía, indicando con ello que quien lo usa tiene un resto útil de visión, es decir, que no es completamente ciega.

Habéis programado diferentes actividades de concienciación y visibilización para esta semana:

Este año nos hemos centrado en el ámbito de la salud, ofreciendo seminarios a profesionales de ambulatorios, hospitales y clínicas oftalmológicas, en los que pudieran escuchar de las propias personas afectadas, cómo ven, a qué dificultades se enfrentan y cómo tratarlas y guiarlas de forma adecuada en el entorno sanitario.

Queremos llegar también a toda la población y para ello en Bizkaia del 8 al 15 de octubre habrá una importante campaña publicitaria en estaciones de Renfe cercanías, marquesinas y mupis de Bilbao, y pantallas digitales de tranvía y línea 3 de Euskotren.

Por otro lado hemos suscrito un Convenio de colaboración con el Colegio de Farmaceúticos de Bizkaia con el objeto de fomentar la inclusión y el trato adecuado a las personas con baja visión. Para ello el 7 de octubre se ha celebrado ofrecerá en su centro una sesión formativa a sus asociados/as, que se complementará con el envío a todas las farmacias de Bizkaia de una guía para tratar adecuadamente a personas con baja visión, un vinilo con la leyenda “Aquí lo tenemos en cuenta – Hemen kontuan dugu” y un cartel explicativo que las farmacias podrán exhibir en sus escaparates.

Como cierre a este periodo de actividades de concienciación y visibilización de la baja visión los días 18, 19 y 20 de octubre se exhibirá en la sala Etxepare del Bizkaia Aretoa de Bilbao la Exposición interactiva “Descubre la Baja Visión” sobre las diferentes formas de baja visión, coincidiendo con la celebración en el mismo espacio de las V Jornadas de la Sociedad Española de especialistas den Baja visión (SEEBV) dirigido a profesionales (ópticos-optometristas, oftalmólogos y profesionales sanitarios) que trabajan el área de la baja visión y rehabilitación visual.