La OMS estableció el año 2020 como el “año de la enfermera y la matrona”. Se planificó como un año de celebración por el compromiso histórico y reciente de esos dos colectivos en la consecución, junto con otros profesionales, de objetivos de salud para todas las personas. La pandemia del COVID cambió drásticamente tal planificación. Las celebraciones fueron aparcadas, pero, como otras veces antes, la Enfermería tomo un papel protagonista, desde varios enfoques, de la gestión y asistencia de la pandemia a nivel local y global. El año 2020 ha venido a mostrar la Enfermería como un colectivo proactivo, situado en primera línea, preparado y con capacidad de liderazgo.

Aun así, en los últimos años varios autores han hecho referencia al término “cuidados invisibles” aludiendo a aquellas actuaciones profesionales y autónomas que realizan las enfermeras y que contribuyen al bienestar y a la mejoría de las personas. Se trata de un conjunto de intervenciones fruto de la observación, la empatía, el conocimiento y la experiencia, que llevan a las profesionales de enfermería a la elaboración de juicios profesionales y éticos centrados en las necesidades de cada paciente y familia (2). Van más allá de las acciones técnicas y delegadas dirigidas al plano únicamente físico de la persona ya que están centradas en las necesidades de cada paciente (3). Es la humanización del curar mediante el cuidar.

El Cuidado Invisible está compuesto por diferentes dimensiones de cuidado: Fomento del autocuidado, relación de confianza/seguridad, apoyo emocional, tacto/escucha, confort, ética, respeto, presencia cuidadora e imagen de la enfermería dentro del equipo (4). Generalmente estas acciones resultan intangibles y no son registradas, pero suponen tiempo de trabajo y tienen un impacto positivo en el bienestar, autonomía y seguridad de las personas (5). A modo de ejemplo, los cuidados invisibles son acciones orientadas al confort o el bienestar, como son: dar una tila, acomodar una almohada, cuidar la intimidad, acompañar, escuchar, etc. (2). En nuestro entorno de trabajo estas actuaciones son situaciones cotidianas, pero para el paciente y su familia es un momento crítico que requiere una atención holística. Los cuidados invisibles fomentan la relación enfermera-paciente ya que favorece una mayor confianza y respeto consiguiendo una mayor colaboración e implicación en el proceso (6). No podemos olvidar, otro tipo de cuidado invisible en enfermería como son la investigación, la gestión y la docencia, pilares en los que se fundamenta la profesión enfermera.

Los cuidados invisibles son necesarios y fundamentales en el ejercicio de la Enfermería. Se debe reconocer su importancia y empezar a contabilizarlos dentro del trabajo diario de esta profesión (7). Para ello, es necesario establecer modelos de atención dirigido a las necesidades de las personas.

Necesitamos hacer “visibles” esos cuidados. No por mera “publicidad” sino porque es pertinente medir su impacto. Suponen un esfuerzo importante para la Enfermería. Esa visibilidad debe obtenerse –si hablamos en un contexto profesional- por medio de mostrar y difundir el impacto de los cuidados mediante indicadores de calidad y satisfacción de la calidad de la atención.

Gracias a los que seguís prestando “cuidados invisibles” a pesar de todo.

Cristina Sánchez Sánchez, Supervisora Calidad de la OSI Ezkerraldea Enkarterri Cruces
Fernando Ramos Peña, adjunto de Docencia y Formación Continuada de Enfermería de la OSI Ezkerraldea Enkarterri Cruces

 


1. Collière, M. F. (1993). Promover la vida. Madrid: Interamericana.
2. Huercanos, I. El cuidado invisible, una dimensión de la profesión enfermera. Biblioteca Lascasas, 2010; 6(1).
3. Fernández Rubio, M., Pagola Pascual, M.I., Izco García, M.N., Una aproximación a los cuidados invisibles desde la Enfermería. Conocimiento Enfermero 4 (2019): 55-57.
4. https://sites.google.com/site/proyectocibisa/cuidadosinvisibles
5. Huércanos Esparza, Isabel. (2013). Cuidado Invisible: donde los medicamentos no llegan. Index de Enfermería, 22(1-2), 5-6. https://dx.doi.org/10.4321/S1132-12962013000100001
6. Bonill de las Nieves, Candela. ¿Cuidados invisibles o profesionales invisibles? Arch Memoria [en línea]. 2014; (11 fasc. 2). Disponible en <http://www.index-f.com/memoria/11/11200.php
7. Rosa Eduardo, Rosanna de la, & Zamora Monge, Gerardo. (2012). Cuidados invisibles: ¿son suficientemente reconocidos? Index de Enfermería, 21(4), 219-223. https://dx.doi.org/10.4321/S1132-12962012000300009